Repetición espaciada y Anki

¿Te gustaría ser capaz de aprender cualquier cosa y no volverla a olvidar?

La clave está en conseguir que los conocimientos pasen a nuestra memoria a largo plazo, y que se asienten ahí. Y esto, ¿cómo se consigue?

He investigado sobre el tema, ya que todo lo que tiene que ver con el proceso de aprendizaje, y cómo optimizarlo, es algo que me interesa mucho.

Nuestra memoria recuerda mucho mejor aquello que a nuestra mente inconsciente le llama poderosamente la atención. Bien porque nos dispare una emoción fuerte, porque se trate de algo inverosímil o por cualquier otra razón que le haga considerar un dato como importante.

Y si no se trata de algo especialmente significativo para nosotros, lo normal es que acabemos olvidando ese dato. Pero este efecto (el olvido) se puede paliar. ¿cómo? Repasándolo. Con los repasos, es decir, volviendo a traer el dato a la memoria de forma deliberada, las conexiones neuronales se van fortaleciendo poco a poco hasta integrarse en ese gran almacén que es la memoria a largo plazo. Así es como vamos dando forma a nuestro cerebro y construyendo conocimiento.

Pero, un momento. En ese caso, ¿cuánto tengo que repasar? ¿y cuándo? ¿Me dedico a repasar aquello que ya sé o a adquirir conocimiento nuevo?. Lo que se ha encontrado empíricamente es que cada vez se puede espaciar más el tiempo entre repaso y repaso para evitar que la información se borre. En resumen: repasando lo aprendido frecuentemente conseguimos asentarlo. Espaciando esa frecuencia de repaso conseguimos ese mismo resultado optimizando el tiempo.

Parece que lo óptimo es realizar el primer repaso al poco de haber realizado la memorización. A los 10 minutos, por ejemplo. El siguiente repaso se podría realizar al día siguiente. Después a los pocos días, otra vez a la semana, a las dos semanas, al mes… y así de forma cada vez más espaciada.

El sistema Leitner, o de tarjetas Flash, es un sistema de repaso basado en tarjetas que se basa en este concepto de la curva de olvido y de la repetición espaciada para optimizar el aprendizaje.

Como no, las nuevas tecnologías también han aprovechado este concepto, y también existen sistemas de tarjetas virtuales. El más popular, y el que yo uso y recomiendo es Anki. Está basado en Web y también dispone de aplicación para smartphone, con lo que se puede utilizar en cualquier lugar. Tiene un algoritmo para optimizar la frecuencia de los repasos de cada tarjeta, en función de su dificultad. Tiene también una amplia comunidad de usuarios que han desarrollado mazos de tarjetas para aprender sobre infinidad de temas diferentes, aunque los resultados son mejores si las confecciona uno mismo. Yo lo uso para aprender (y no olvidar) temas de mi interés, conocimiento técnico de mi trabajo, vocabulario de inglés… También lo uso con mi hijo de 7 años para esto último (inglés) con resultados muy buenos.

Lo siento, pero hoy en día hay pocas excusas para no aprender cualquier cosa que quieras.

Ya que estás aquí, es fácil compartir y a lo mejor a alguien le gusta...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Una respuesta en “Repetición espaciada y Anki

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *