Recuperando habilidades dormidas

Habilidades mágicas

O cómo volver a sentirse mago.

Una de mis (pocas) habilidades es la de ser capaz de entretener a una audiencia con una sesión de Magia, o eso creía…

Recientemente fui invitado a un evento social. La hija de mi mejor amigo (y su consorte, que también es de mis mejores amigas) celebraba su primera comunión.

En mi página web escribo que, entre otras cosas soy mago. He aprendido con uno de los grandes, soy socio de la Sociedad Española de Ilusionismo, donde asisto a tertulias, talleres y conferencias. He actuado en bastantes ocasiones, incluso de forma semi-profesional…

Habilidades dormidas

Pues con todo y con eso fui incapaz de realizar esa actuación que se me solicitaba. Cosa que me supo fatal por mis amigos y especialmente por la niña. ¿Qué es lo que ocurrió?

Para mí, como para muchísima gente, no es algo natural eso de exponerme delante de un público. Lo hago regularmente, porque entiendo que es una de esas habilidades que ofrece unas recompensas tremendas. No en vano estoy certificado como comunicador competente por Toastmasters y, aunque me sigue costando, poco a poco creo que es algo que manejo cada vez mejor.

Nerviosismo y miedo escénico

Pero, al menos para mí, no es como montar en bicicleta. Es cierto que soy capaz de mantener el miedo escénico bajo control, pero lo que no puedo es dejar de sentirlo. Y si no tengo una alta confianza en el contenido de lo que voy a hacer, ya sea dar una charla o realizar una serie de juegos de Magia, sé que ese miedo escénico es capaz de jugarme malas pasadas. La confianza con ese tipo de habilidades se gana con ensayo y preparación de forma que, por muy nervioso que uno esté, lo ha repetido tantas veces que resulta difícil hacerlo mal.

Lo que ocurrió es simplemente que, debido a mis múltiples dedicaciones, llevo una temporada bastante desconectado de la Magia. Hacía tiempo que no actuaba en público y no tuve tiempo de ensayar como yo considero que es debido. Por eso no me sentí lo suficientemente seguro. Pensaba que, al tener un importante historial como mago, no iba a tener problema para volver a actuar cuando sea necesario. No fue así, me he oxidado.

La dosis mínima requerida para mantener tus habilidades

Así que he descubierto que si quiero mantener a punto estas habilidades, necesito una dosis mínima de mantenimiento.

Para quitarme el mal sabor de boca he vuelto a la escena. He actuado para los compañeros de colegio de mi hijo mayor. Una actuación breve pero que me ha obligado a volver a los ensayos. Ahora sé que, si quiero seguir llamándome mago, he de buscar hueco en la agenda para ensayar con cierta regularidad.

A lo que voy es que hay ciertas habilidades que, aunque hayan sido adquiridas y consolidadas, necesitan ciertas dosis de refresco para mantenerse afiladas. ‘Use it or lose it’.

Ya que estás aquí, es fácil compartir y a lo mejor a alguien le gusta...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deep work

Por favor, pido un silencio respetuoso. Voy a hablar de Cal Newport.

En los diez años siguientes a su graduación universitaria en Ciencias de la computación, el bueno de Cal ha publicado cuatro libros, ha sacado un doctorado, ha mantenido un ritmo de producción de papers académicos altísimo, muy superior a la media y ha conseguido una plaza como profesor en la universidad de Georgetown. También escribe regularmente en su blog, y todo ello sin trabajar prácticamente nunca más allá de las cinco y media de la tarde, ni los fines de semana. ¿Tiene algún superpoder? Bueno, algo así.

Cal Newport ha escrito un libro, Deep Work, que creo que puedo considerar como uno de los más importantes que he leído nunca. Desde luego, el que más de los últimos tiempos.

En él, Cal hace un alegato a favor de lo que él llama ‘Deep Work’. Esto es, el tipo de trabajo que lleva las capacidades cognitivas de uno al límite, y que es realizado en un estado de profunda concentración, libre de cualquier tipo de distracción. Además, propone y defiende la hipótesis de que este tipo de trabajo está siendo cada vez más escaso y valioso, y lo va a ser más en el futuro.

Vivimos en la era de las distracciones, rodeados de estímulos atractivos que compiten por nuestra atención segundo a segundo. Noticias, titulares, mensajería instantánea, redes sociales… Todas estas distracciones dificultan mucho la tarea de pasar grandes bloques de tiempo enfocados en una única tarea intelectualmente desafiante y esto, según Newport, es lo que se requiere para producir trabajo de nivel élite, en términos tanto de calidad como de velocidad, así como para adquirir rápidamente nuevos conocimientos complejos. Habilidades éstas cruciales en la nueva economía.

No voy a desarrollarlo mucho más, para eso está el libro. En su primera parte, Newport intenta (¡¡¡y consigue!!!) convencer al lector de la validez de su hipótesis mientras que en la segunda explica como entrenar al cerebro para sacar partido de ello y desarrollar los hábitos para mantener el ‘deep work’ en el centro de nuestra vida laboral.

Yo estoy en ello y, sinceramente, me parece que es como tener un superpoder. Totalmente recomendado.

Ya que estás aquí, es fácil compartir y a lo mejor a alguien le gusta...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Repetición espaciada y Anki

¿Te gustaría ser capaz de aprender cualquier cosa y no volverla a olvidar?

La clave está en conseguir que los conocimientos pasen a nuestra memoria a largo plazo, y que se asienten ahí. Y esto, ¿cómo se consigue?

He investigado sobre el tema, ya que todo lo que tiene que ver con el proceso de aprendizaje, y cómo optimizarlo, es algo que me interesa mucho.

Nuestra memoria recuerda mucho mejor aquello que a nuestra mente inconsciente le llama poderosamente la atención. Bien porque nos dispare una emoción fuerte, porque se trate de algo inverosímil o por cualquier otra razón que le haga considerar un dato como importante.

Y si no se trata de algo especialmente significativo para nosotros, lo normal es que acabemos olvidando ese dato. Pero este efecto (el olvido) se puede paliar. ¿cómo? Repasándolo. Con los repasos, es decir, volviendo a traer el dato a la memoria de forma deliberada, las conexiones neuronales se van fortaleciendo poco a poco hasta integrarse en ese gran almacén que es la memoria a largo plazo. Así es como vamos dando forma a nuestro cerebro y construyendo conocimiento.

Pero, un momento. En ese caso, ¿cuánto tengo que repasar? ¿y cuándo? ¿Me dedico a repasar aquello que ya sé o a adquirir conocimiento nuevo?. Lo que se ha encontrado empíricamente es que cada vez se puede espaciar más el tiempo entre repaso y repaso para evitar que la información se borre. En resumen: repasando lo aprendido frecuentemente conseguimos asentarlo. Espaciando esa frecuencia de repaso conseguimos ese mismo resultado optimizando el tiempo.

Parece que lo óptimo es realizar el primer repaso al poco de haber realizado la memorización. A los 10 minutos, por ejemplo. El siguiente repaso se podría realizar al día siguiente. Después a los pocos días, otra vez a la semana, a las dos semanas, al mes… y así de forma cada vez más espaciada.

El sistema Leitner, o de tarjetas Flash, es un sistema de repaso basado en tarjetas que se basa en este concepto de la curva de olvido y de la repetición espaciada para optimizar el aprendizaje.

Como no, las nuevas tecnologías también han aprovechado este concepto, y también existen sistemas de tarjetas virtuales. El más popular, y el que yo uso y recomiendo es Anki. Está basado en Web y también dispone de aplicación para smartphone, con lo que se puede utilizar en cualquier lugar. Tiene un algoritmo para optimizar la frecuencia de los repasos de cada tarjeta, en función de su dificultad. Tiene también una amplia comunidad de usuarios que han desarrollado mazos de tarjetas para aprender sobre infinidad de temas diferentes, aunque los resultados son mejores si las confecciona uno mismo. Yo lo uso para aprender (y no olvidar) temas de mi interés, conocimiento técnico de mi trabajo, vocabulario de inglés… También lo uso con mi hijo de 7 años para esto último (inglés) con resultados muy buenos.

Lo siento, pero hoy en día hay pocas excusas para no aprender cualquier cosa que quieras.

Ya que estás aquí, es fácil compartir y a lo mejor a alguien le gusta...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Aprendiendo ‘Deep learning’

Bueno, quería comunicar que mis esfuerzos de aprendizaje de los últimos meses tienen que ver con un campo que me parece apasionante y que va a tener una importancia capital en el futuro: La Inteligencia Artificial.

¡Menuda época la nuestra! los MOOC abren una puerta enorme para aquel que quiera esforzarse por aprender sobre cualquier tema.

Ayer terminé satisfactoriamente el MOOC ‘Deep Learning Nanodegree Foundation’, de Udacity. En él he hecho cosas como

  • Aprender a crear mis propias redes neuronales
  • Predicciones de valores de acciones y de precios de la vivienda
  • Clasificación de imágenes
  • Análisis de sentimientos
  • Traducción automática
  • Generación de textos
  • Chatbots
  • Generación de caras

Apasionante. Espero poder seguir trabajando en el futuro en temas de inteligencia artificial, pues es un campo que encuentro interesantísimo y en el que aún queda mucho por hacer.

Ya que estás aquí, es fácil compartir y a lo mejor a alguien le gusta...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

El historiador

Una entrada un poco distinta. Un relato que escribí hace ya unos cuantos años. Lo escribí para mi mismo y me da mucha vergüenza hacerlo público. Esa es una de las razones por las que lo hago. Otra es porque me apetece.

Se puede leer en http://www.tusrelatos.com/relatos/el-historiador y, si lo lees ahí puedes dejarme una valoración o un comentario.

Pero lo pego aquí también por si quieres leerlo directamente.

El historiador

Santiago decidió que por aquel día ya era suficiente y dio por concluida su sesión de observación en el telescopio de realidad virtual. Durante los últimos días se había centrado en recorrer la selva de lo que en la edad antigua se conocía como Península Ibérica. Desde niño su mirada se volvía continuamente hacia el planeta del que surgió todo y, quizá condicionado por su lugar de nacimiento, siempre se interesó especialmente en la región que hasta la gran migración se conocía como España.

Sigue leyendo El historiador

Ya que estás aquí, es fácil compartir y a lo mejor a alguien le gusta...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Lo que he aprendido sobre la creación de valor en los negocios – V

Sobre las asunciones críticas

Una de las principales piedras de toque a la hora de determinar la viabilidad de un determinado negocio consiste en la validación de las asunciones críticas.

Una asunción crítica es una premisa que ha de cumplirse para que el negocio funcione. Por ejemplo, para montar un estudio de yoga en mi barrio, existe la asunción crítica de que habrá vecinos suficientes dispuestos a pagar las cuotas que solicito por recibir las clases que ofrezco. Si no se cumplen estas asunciones, no hay negocio. Por tanto, antes de realizar inversiones importantes, es crítico validar que estas suposiciones se vayan a cumplir efectivamente.

Una muy buena manera de hacerlo es el shadow testing (desconozco cual sería su traducción correcta al castellano). Consiste básicamente en realizar una prueba de cómo reaccionará el mercado ante mi producto antes de que el producto esté desarrollado, por ejemplo, ofreciéndolo en preventa con antelación. Un caso paradigmático es el de Fitbit. Muchos meses antes del lanzamiento de la primera versión de esta pulsera cuantificadora, ésta estuvo disponible en preorden y fue un éxito de ventas. Esta prueba permitió  a los desarrolladores de Fitbit prever el éxito del producto minimizando el riesgo de inversión e incluso financiar el desarrollo.

Sigue leyendo Lo que he aprendido sobre la creación de valor en los negocios – V

Ya que estás aquí, es fácil compartir y a lo mejor a alguien le gusta...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Lo que he aprendido sobre la creación de valor en los negocios – IV

Imaginemos que tenemos lo que creemos que es una gran idea. ¿Es bueno mantenerla en secreto para evitar que nos la copien hasta tener un producto final listo para salir al mercado?

Salvo contadísimas excepciones, la respuesta es un rotundo NO. Actuando de esa manera normalmente lo que conseguiremos es invertir una gran cantidad de tiempo y recursos en desarrollar un producto que no sabemos si realmente va a tener aceptación en el mercado. Son bastantes los casos en los que esto acaba mal y no se recupera la inversión realizada.

Es preferible testar el producto en el mercado lo antes posible antes de desarrollarlo por completo.

Esto se consigue mediante la realización de prototipos. Un prototipo no es un producto finalizado, pero sirve para mostrar una idea clara de cómo será el producto final y permite dirigirse al mercado para obtener realimentación de cómo de bien va a ser aceptado. Puede ser un plano, un esquema, una maqueta o, mejor aún, una versión funcional que quizá aún no esté suficientemente afinada. La idea es poder obtener lo antes posible realimentación por parte del mercado y así tomar mejores decisiones en cuanto a si merece la pena seguir invirtiendo o hay que hacer algún cambio en el desarrollo del producto. Puede incluso ser un producto comercializable, aunque aún no haya alcanzado el nivel de desarrollo diseñado para el producto final.

Sigue leyendo Lo que he aprendido sobre la creación de valor en los negocios – IV

Ya que estás aquí, es fácil compartir y a lo mejor a alguien le gusta...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Lo que he aprendido sobre la creación de valor en los negocios – III

Las doce formas del valor

Existen doce formas estándar en las que se puede ofrecer el valor y son:

Producto. Quizá la primera forma en la que uno piensa. Un bien tangible que el cliente adquiere mediante la venta. En el caso de bienes físicos, han de tenerse en cuenta los gastos de almacenaje. Al operar el negocio ha de intentar mantener los costes de producción lo más bajos posibles mientras que se intenta mantener el precio lo más alto que permita el mercado para mentener un volumen de ventas suficiente. Existen productos que no son físicos (software, ebooks…) para los que el coste de distribuir cada nueva copia es prácticamente inexistente aunque en general los productos son fácilmente replicables y una vez hecho el trabajo inicial, producir una nueva unidad es poco costoso.

Servicio. Consiste en desarrollar un trabajo que el cliente no puede o no quiere hacer. Un ejemplos de servicios pueden ser una peluquería. Los aspectos claves a tener en cuenta a la hora de ofrecer un servicio son la formación de los trabajadores y asegurar la calidad del servicio prestado. Así mismo hay que tener en cuenta que ofrecer un servicio es costoso ya que cada vez que se presta hay que dedicar esfuerzo en recursos humanos. Esto implica que es necesario cobrar al cliente el dinero suficiente como para que el servicio siga siendo rentable.

Sigue leyendo Lo que he aprendido sobre la creación de valor en los negocios – III

Ya que estás aquí, es fácil compartir y a lo mejor a alguien le gusta...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Lo que he aprendido sobre la creación de valor en los negocios – II

La creación de valor… La base de todo negocio: Hay que empezar por crear algo que sea valioso para otros. son muchos los que se han perdido por el camino enamorados de su idea. Y es que no se puede obviar la ley de hierro del mercado: Para que funcione un negocio hay que crear algo que desee un número suficiente de gente. Y que lo desee lo suficiente como para estar dispuesta a pagar por ello. Nosotros podemos tener una idea que nos parece genial y maravillosa. Da igual. Si no hay suficiente gente que pague por ello, podrá llegar a ser otra cosa, pero nunca un negocio. Las ONG’s hacen una labor fantástica. Recomiendo a todo el mundo que colabore con una. Los Hobbys dan alegría y sentido a la vida. Tener un Hobby puede ser una fuente enorme de satisfacción, diversión e incluso felicidad, pero ni una ONG ni un Hobby son un negocio. Son otra cosa. No se puede quebrar la ley de hierro del mercado. La pregunta del millón es: ¿qué quiere la gente? Pues por ejemplo, satisfacer sus necesidades. Y… ¿cuáles son esas necesidades?. Abraham Mashlow nos proporcionó un fantástico modelo con su conocida pirámide de las necesidades humanas. Existe una versión simplificada: La teoría ERG de Clayton Alderfer.

Sigue leyendo Lo que he aprendido sobre la creación de valor en los negocios – II

Ya que estás aquí, es fácil compartir y a lo mejor a alguien le gusta...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Lo que he aprendido sobre la creación de valor en los negocios – I

Como parte de mi aventura de aprendizaje, estoy tratando de comprender más en profundidad cómo funciona el mundo del los negocios. Siempre he tenido un buen nivel técnico en mi profesión, además de buenos contratantes, y nunca me he preocupado de conocer los entresijos y secretos sobre cómo se hace negocio. Me parecía aburrido, además de una visión demasiado mercantilista del trabajo. Siempre he considerado (y sigo considerando) que mi misión en el mundo laboral es la de aportar mi granito de arena para poner la tecnología al servicio de la gente. Influir, en lo que esté en mi mano, en que usemos el mundo digital como herramienta para mejorar nuestra calidad de vida. Y siguiendo este pensamiento, siempre he creído que no iba a cambiar mucho mi vida, ni iba yo a ser mejor ingeniero por caer en el ‘lado oscuro’ de los negocios.

Pero el caso es que, guste o no, El mundo se mueve en base a negocios y conocer cómo funcionan los mercados aumenta las posibilidades de que puedan utilizarse para estos fines. Independientemente de que uno esté más o menos de acuerdo con el modelo.

Sigue leyendo Lo que he aprendido sobre la creación de valor en los negocios – I

Ya que estás aquí, es fácil compartir y a lo mejor a alguien le gusta...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email