Os debo una explicación…

…Y esa explicación que os debo os la voy a pagar.

Hace tiempo que no escribo en el blog. Eso es porque he paralizado un poco mis procesos de aprendizaje y porque no me he sentido con fuerzas y estas son las razones:

Tengo unos problemas físicos. No es que sean graves, pero me causan dolor. Estoy intentando solucionarlo, pero de momento no hay mucho resultado. Llevo tiempo con ello y me he desesperado un poco. Bueno, un mucho. Ahora también tengo ansiedad y algo de depresión y me estoy tratando por ello también.

Hace unas semanas noté que el tema de la ansiedad iba controlándose bastante bien. Aprendí que una de las cosas fundamentales en este caso es mantener un nivel alto de actividades. El cuerpo (o la mente) te pide olvidarte de todo y retirarte a un rincón de tu cabeza a compadecerte de tí mismo, pero esto es peligroso porque seguramente agudice el problema.

Así que, manteniéndome activo y siguiendo otras pautas, empecé a mejorar de la ansiedad. Bien.

Pero entonces noté que se me empezaba a cargar mucho la parte izquierda de la espalda alta y el cuello de ese lado. No sólo eso, sino que el dolor se me irradia al brazo, he perdido fuerza en el mismo y no puedo usar la moto porque en cuanto aprieto el freno rabio. Me han realizado ya dos sesiones de fisioterapia sin mucho resultado. El dolor es muy fuerte por momentos y sólo se mitiga estando tumbado o recostado en el sofá. Algo no muy compatible con mantener un nivel alto de actividad. Por los síntomas me estoy temiendo que pueda ser una hernia cervical y que la cosa se cronifique. Estoy asustado y la ansiedad se me ha vuelto a disparar.

Tengo herramientas para controlarla, pero convivir con este dolor es difícil. A partir de Enero visitaré al médico, me trataré, etc. Veremos como evoluciona. Soy moderadamente optimista, pero estoy pasando unas navidades duras.

Necesitaba hablar de esto. Como veis, no sólo no he dejado de aprender, sino que me estoy enfrentando a una de las mayores lecciones de la vida. Saldré reforzado, pero el camino es duro.

Un saludo y felices fiestas.

Ya que estás aquí, es fácil compartir y a lo mejor a alguien le gusta...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

2 respuestas en “Os debo una explicación…

  1. Ema Onorato

    Has hecho bien Arturo en compartirlo.
    Siento para tu dolor fisico y espero que se pueda resolver, pero quiero comentar sobre tu otro dolor – la ansiedad y el “algo de depresión”. Estas son formas de padecimiento más graves y peligrosas, porque se insinúan en el ser silenciosamente, más en profundidad del dolor directo (que sea físico o psicológico), al principio sin síntomas, a menudo sin dolor efectivo y se quedan allí, nutriendose y creciendo.
    Yo misma he tenido formas de ansiedad y depresión (por otras razones no debidas a dolor físico) y, ahora que me encuentro mejor, tengo claro que llenarse de actividades (“distracciones”) no siempre es la solución. Aparcas el problema, no lo resuelves. Te encuentras después de un rato pensando “Hago de todo, tengo una vida llena, porque me siento así?”.
    Hay 2 etapas que deben ocurrir, antes de todo, para poder salir de esta enfermedad, y que sólo tu como protagonista puedes enfrentar .
    Primero, he tenido que reconocerlo. A mi misma! Antes no lo sabía, luego, cuando me dí cuenta, no lo aceptaba. Solo cuando he realizado que estaba deprimida he podido enfrentar todo lo que la depresión llevaba consigo – ansiedad, falta de sueño, “binge eating”, aburrimiento general etc…
    Segundo, he tenido que sacarlo. He tenido que hacerlo REAL, explicandolo a personas que yo sabía que me habrían escuchado y ayudado.
    Al reconocerlo y hacerlo real, lo puedes enfrentar (de la forma más adapta para tu ser) y con ello, resolver lo que lo ha generado, o por lo menos intentarlo.
    Así que animo Arturo, porque creo que estás en la segunda etapa y vas a poder tomar tu vida en tus manos y enfrentar lo que te hace sufrir de otra forma.
    Un abrazo! Y si quieres hablar, no dudes! A veces, mejor hacerlo con personas que te conocen menos (hasta casi nada :o)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *