Mi método para aprender. Una guía preliminar.

Aprender a aprender

Sigo tratando de optimizar el aprendizaje. Estoy intentando sistematizarlo un poco y aplicarme este sistema/método a mí mismo y a otros, para comprobar su efectividad y mejorarlo poco a poco. Aún me queda mucho trabajo con esto, pero a modo de guía preliminar destacaría los siguientes puntos comunes a cualquier tipo de aprendizaje:

Decide con antelación qué quieres aprender (y limítalo)

Parece obvio, pero quizá no lo sea tanto. ¿Por qué?. Bueno, sobre todo porque casi cualquier campo que elijamos va a ser tremendamente extenso. Imaginemos que queremos aprender algo sobre astronomía. Pues podríamos estar toda la vida profundizando. Pero a lo mejor sólo queremos tener una idea de los principales tipos de cuerpos celestes que conocemos, cómo se forman y quizá los nombres de algunas de las estrellas y constelaciones que podemos ver desde la tierra.

Lo mismo pasa con cualquier otro campo. Podemos pasarnos la vida aprendiendo ajedrez, guitarra o inglés sin perder nunca la sensación de que cuanto más aprendemos más nos queda por saber. Esa es una sensación real de cualquier aprendiz compulsivo: “sólo sé que no sé nada”. Y es algo que duele, pero que es irremediable. Siempre va a ser infinitamente más aquello que desconocemos que lo que sabemos, hay que aceptarlo. De ahí la importancia de acotar bien qué es lo que queremos aprender en cada ocasión. De lo contrario corremos el riesgo de perdernos.

Elige con cuidado el material

Material

El material es muchísimo más importante que el método. Ya podemos ser tremendamente buenos en aprender cosas que, si no aprendemos las cosas adecuadas, de poco nos servirá. Hoy en día la disponibilidad de información sobre cualquier tema es apabullante. La mayor parte de ella es totalmente accesible de forma gratuíta. Pero cantidad no significa calidad. Por ello el tiempo dedicado a investigar, cribar y seleccionar el mejor material posible para nuestro aprendizaje será siempre tiempo bien invertido.

Una regla derivada de ésto es que normalmente interesa empezar por los principios básicos de cualquier materia. Casi todos los campos parten de una serie de conocimientos centrales de los que se derivan el resto. Ésto es lo que interesa aprender en primer lugar. Toda la información requiere de un esfuerzo para ser asimilada, pero no toda la información es igual de importante. Por ejemplo, si estamos aprendiendo vocabulario en inglés, lo interesante será aprender primero las palabras más frecuentes. Todas las palabras son (más o menos) igual de difíciles de aprender, pero no todas son igual de importantes.

Planifica

Agenda

Ya sabemos qué queremos aprender y hemos seleccionado el material adecuado. Ahora hay que ponerse manos a la obra. Ya sabemos que es mucho más efectivo dedicar una pequeña ventana temporal todos o casi todos los días al aprendizaje que tratar de aprenderlo todo de una sentada, así que tenemos que reservar en nuestra agenda ese tiempo. Hacerle un hueco entre nuestras obligaciones y fijar una cita diaria ineludible con nuestro proyecto de aprendizaje. La constancia es la clave.

Aquí quería hablar un poco de la motivación. En mi opinión, la motivación está sobrevalorada. La motivación aparece al principio. Es lo que nos empuja a comenzar, pero la motivación no es la que nos mantiene en el camino. Es mucho más importante desarrollar un hábito. Si tenemos que esperar a estar motivados para ponernos a estudiar, nunca lo haremos. La motivación irá apareciendo de vez en cuando, cuando seamos conscientes de nuestros progresos o cuando visualicemos el resultado final, pero igual que aparece puede desaparecer. No hay que depender de ella.

Usa la técnica adecuada

Técnica

Aquí podríamos extendernos mucho. La técnica depende del tipo de aprendizaje. Para desarrollar habilidades habrá que hacer mucha práctica deliberada. Para interiorizar conceptos teóricos, podremos usar técnicas de mnemotecnia como los palacios mentales. Depende de la naturaleza de la materia. Mi idea es desarrollar este punto mucho más en sucesivos artículos y el meollo del aprendizaje realmente está aquí. Sí que es cierto que hay algunas técnicas que son transversales a casi cualquier tipo de conocimiento. Por ejemplo:

  • Alternar periodos de concentración intensa (Deep work) con otros de relajación, descanso o cambio de actividad.
  • Repasos frecuentes o mini-tests. Se ha demostrado que hacer mini-tests frecuentes consigue que se retenga mucho más material y en mucho menos tiempo que simplemente leyendo un tema una y otra vez.
  • Frecuencia. Como ya se ha comentado, es mucho más eficiente dedicar pequeñas ventanas temporales al aprendizaje a diario que utilizar esa misma cantidad de tiempo en una o dos sesiones.

Consolida lo aprendido

Una vez alcanzado el objetivo definido al inicio, es conveniente refrescar y repasar nuestro conocimiento con cierta frecuencia, para asegurar que ya es parte de nosotros. Lo que no se usa se pierde.

Pregunta adicional: ¿Es mejor aprender una sola cosa a la vez o varias?

Pues no lo tengo claro. Me parece que en principio es preferible centrarse en una sola cosa a la vez pero yo mismo soy bastante malo aplicando este consejo. En mi caso, llevar a la vez más de una línea de aprendizaje me permite evitar saturarme con un único tema, así como intercalar materias, que es una manera de optimizar el aprendizaje. Quizá llevar a la vez un par de proyectos de aprendizaje pueda no ser descabellado. Pero en cualquier caso, por eficiencia, hay que poner un límite. Una solución intermedia, para aquel que tenga una mente inquieta y muchos intereses, es estudiar en mini-sprints, cada uno de ellos centrados en un elemento concreto de una materia determinada. Por ejemplo: Dedicar un par de semanas intensas a practicar el listening en inglés y las dos semanas siguientes centro mis esfuerzos en practicar la rapidez en el cambio de acordes con la guitarra.

Espero extenderme próximamente sobre alguno de los temas que he tocado y, sobre todo, refinar y mejorar mi método. ¡Feliz aprendizaje!

Ya que estás aquí, es fácil compartir y a lo mejor a alguien le gusta...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

2 respuestas en “Mi método para aprender. Una guía preliminar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *