Cómo aprender a dibujar

Es muy probable que tú, como yo, pienses que no tienes habilidades para el dibujo. En mi caso concreto, esto es flagrante. Tanto para el dibujo como para otras artes plásticas y me ocurre desde siempre.

Siempre he sido buen estudiante. En el colegio recuerdo que en la mayoría de las asignaturas sacaba unas notas muy altas con muy poco esfuerzo. Con alguna excepción. Especialmente expresión plástica.

Las manualidades siempre se me han dado mal. El dibujo no es una excepción. La caligrafía, por ejemplo, tampoco. Mi letra es, paradójicamente, bastante legible (nunca he tenido problemas con eso) pero a la vez horriblemente antiestética.

Bulma

Y claro, he crecido con la idea de que simplemente soy malo en eso y que no merece la pena que le dedique esfuerzos. Mejor centrarme en otras cosas que sí se me dan bien y que además me gustan.

Pero desde siempre he sentido pasión por el aprendizaje. Por aprender cosas nuevas y desarrollar nuevas habilidades. Así que, tarde o temprano tenía que surgir la pregunta. Para un negado como yo, ¿Sería posible aprender a dibujar decentemente? y, si es así, ¿cómo?. ¿cuál sería la mejor manera de hacerlo?.

Louvre

Más allá de superar las creencias autolimitantes («soy malo en eso») está el tema de aprender a hacerlo correctamente. De seguir un método que funcione. Desarrollar la técnica correcta. Para algunas personas, el dibujo parece ser algo natural. Parecen tener un don para ello. Pero para la mayoría de nosotros eso no es así. ¿Por qué?

En mi opinión, el principal problema al que se enfrenta un adulto cuando quiere dibujar, es que tiene una representación mental de cómo son los objetos, e intenta plasmar sobre el papel esa representación mental. Intentaré explicarme mejor.

Mano I

Si pensamos en una silla, por ejemplo, tenemos un modelo mental de cómo debe ser una silla. Cuatro patas, un asiento, un respaldo… Y eso es lo que intentamos dibujar. Pero estamos tratando de representar un modelo mental de un objeto tridimensional en un plano bidimensional. Eso no es fácil. Normalmente el resultado es que acabamos realizando un dibujo similar al que podría hacer un niño pequeño.

Goku

Porque, pensemos en figuras de dos dimensiones. Un triángulo, un círculo… ¿A que dibujar eso no resulta tan intimidante?.

¿Cómo podemos entonces superar esta barrera?. Pues por lo que he descubierto, lo más importante es intentar olvidarse de qué es lo que estamos dibujando (el concepto) e intentar reflejar sobre el papel directamente lo que nuestro ojo percibe. Sin analizarlo, sino pensando simplemente en términos de líneas, contornos, formas y proporciones.

Dobby

No es fácil, porque normalmente nuestro cerebro se encarga de analizarlo todo, pero existen ejercicios que facilitan desarrollar esta tarea.

Después de ésto hay más cosas que tener en cuenta, claro: La luz y las sombras, las distancias, las relaciones entre objetos… pero eso vendría en un paso más avanzado.

Mano II

Vuelvo a reiterarlo: tal y como lo veo, para aprender a dibujar el primer paso es olvidarse de qué es lo que estamos dibujando para centrarnos en trasladar directamente al papel lo que nuestro ojo vé, sin pararnos a pensar más que en términos de líneas y formas.

Y, bueno, sigue sin dárseme demasiado bien, pero estoy aprendiendo y, desde luego, creo que lo hago mucho mejor que antes.

Sobrinos

Ya que estás aquí, es fácil compartir y a lo mejor a alguien le gusta...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *