Archivo de la categoría: Software

El artesano de Software

Como ya he reflejado por aquí, este ha sido un año movidito.

Poco a poco vamos recuperando la normalidad. Pero somos animales de costumbres y nos cuesta recuperar antiguos hábitos tras haberlos abandonado por una buena temporada.

El primero en el que he tenido que esforzarme ha sido el de recuperar la capacidad de concentración y de foco en mi dedicación profesional principal como Ingeniero de Software. Conseguido.

Otra tema al que tengo que prestar atención es el del ejercicio y la alimentación. Durante estos últimos meses complicados he intentado mantenerme activo, a pesar de todas las dificultades. Más o menos lo he conseguido a un nivel ligero, aunque he perdido bastante de mi antigua forma física. A eso ha ayudado un descuido excesivo de la calidad de la alimentación. He abusado de la comida procesada. Aunque no soy un obseso, me gusta cuidar la nutrición y últimamente me he dejado un poco. Eso me ha hecho engordar apreciablemente y toca ponerle remedio. Nada especial. Simplemente espero que al retomar mis hábitos anteriores, poco a poco mi forma física vaya regresando.

Y por supuesto, otras buenas costumbres a recuperar son mi dedicación al aprendizaje y la actualización de este blog. Estoy peleando con ello, pero por ahora reconozco que estoy siendo un tanto inconstante. Creo que voy por el buen camino y si todo va bien, pronto escribiré sobre los trucos que estoy utilizando para procrastinar menos y ser más productivo.

Sigue leyendo El artesano de Software

Sobre el desarrollo de Software – I

Voy a escribir un poco sobre lo que es mi profesión y lo que he aprendido de ella en los 20 años que lleva dándome de comer.

Realmente mi historia como desarrollador de Software empieza bastante antes. No puedo decir las fechas exactamente, porque no lo recuerdo, pero fue a mediados-finales de los años 80 del pasado siglo (joer, que viejo es uno ya) y seguramente antes de cumplir mis primeros 10 años de vida.

Conseguí convencer a mis padres de que comprasen un Schneider CPC-464, versión alemana del mítico Armstrad CPC-464. Recuerdo también que lo conseguimos a través de una oferta que vimos en el Alcampo del centro comercial ‘La Vaguada’ de Madrid. Creo recordar también que costaba 25.000 pesetas. De lo que no me acuerdo es del año exacto ni de mi edad. La memoria tiene un funcionamiento curioso.

El caso es que allí estaba yo, con mi flamante máquina de 64Kb de memoria RAM con monitor de fósforo verde. ¡Ya podía jugar videojuegos en casa! Eso sí, tenía que esperar un buen rato a que se cargasen desde la cinta de casette.

Sigue leyendo Sobre el desarrollo de Software – I