Archivo de la categoría: Aprendizaje

Esproncedeando

Ya comentaba en otro artículo que pienso que el uso de la memoria, y de técnicas de memorización, aunque está un poco denostada últimamente en el campo del aprendizaje, tiene su lugar y su importancia, y no es poca.

Además, la memorización es un excelente ejercicio para mantener en forma nuestras neuronas. Me he aplicado el cuento y he empezado a memorizar cosas. Listas de la compra, datos… y ahora estoy trabajando con poemas. Bueno, de momento con uno que siempre me había querido aprender completo. A ver si soy capaz de escribirlo de corrido sin consultar (os lo tendréis que creer, claro). Ahí va:

Sigue leyendo Esproncedeando

Escribir. La llamada.

Algún día me gustaría aprender a escribir bien. Escribir ficción, quiero decir.

Mientras tanto, me conformo con hacer algún relato corto por mi cuenta de vez en cuando. Éste se llama ‘La llamada’.

La llamada

Estaba decidido. Lo haría esa misma noche. La idea le ponía enfermo, pero no podía posponerlo más. No estaba dispuesto a seguir viviendo el resto de sus días con miedo.

Sigue leyendo Escribir. La llamada.

En el aprendizaje, el contenido es el rey

Un error común a la hora de tratar de aprender cualquier materia.

Se ha hablado mucho en este blog de distintas técnicas y métodos para optimizar el aprendizaje. Hemos intentado estudiar cómo funciona el cerebro y profundizar en conceptos como los modos enfocado y difuso, la agrupación de conceptos (chunking), la técnica del pomodoro…

Son cosas importantes, sin duda, pero en el proceso hay un paso anterior fundamental, y es la correcta elección del material a estudiar.

En el aprendizaje, el contenido (el material) es mucho más importante que el método. De nada sirve tener las mejores técnicas y una autodisciplina férrea si las aplicamos sobre un material que no nos conduce lo más directamente posible a nuestros objetivos.

Sigue leyendo En el aprendizaje, el contenido es el rey

Cómo aprender a dibujar

Es muy probable que tú, como yo, pienses que no tienes habilidades para el dibujo. En mi caso concreto, esto es flagrante. Tanto para el dibujo como para otras artes plásticas y me ocurre desde siempre.

Siempre he sido buen estudiante. En el colegio recuerdo que en la mayoría de las asignaturas sacaba unas notas muy altas con muy poco esfuerzo. Con alguna excepción. Especialmente expresión plástica.

Las manualidades siempre se me han dado mal. El dibujo no es una excepción. La caligrafía, por ejemplo, tampoco. Mi letra es, paradójicamente, bastante legible (nunca he tenido problemas con eso) pero a la vez horriblemente antiestética.

Bulma

Y claro, he crecido con la idea de que simplemente soy malo en eso y que no merece la pena que le dedique esfuerzos. Mejor centrarme en otras cosas que sí se me dan bien y que además me gustan.

Sigue leyendo Cómo aprender a dibujar

Aprender en tiempos revueltos

Hay situaciones vitales que no son las ideales para dedicarse a aprender cosas nuevas con intensidad.

Sigo peleando con estos problemas. El dolor incapacitante se fue, pero seguimos con dolor crónico neuropático residual. Éste no es incapacitante, sólo molesto, pero la ansiedad continúa y aún tengo problemas para gestionarlo.

Además estoy tomando varias medicaciones que dificultan la capacidad de concentración, me producen apatía… Estoy reduciendo las dosis, pero esto hace que aparezcan también síntomas de síndrome de abstinencia.

Pero ya basta de quejas. Sólo quiero plantear la situación tal y como está y a partir de ahí intentar replantearlo en positivo.

Sigue leyendo Aprender en tiempos revueltos

Sobre el desarrollo de Software – I

Voy a escribir un poco sobre lo que es mi profesión y lo que he aprendido de ella en los 20 años que lleva dándome de comer.

Realmente mi historia como desarrollador de Software empieza bastante antes. No puedo decir las fechas exactamente, porque no lo recuerdo, pero fue a mediados-finales de los años 80 del pasado siglo (joer, que viejo es uno ya) y seguramente antes de cumplir mis primeros 10 años de vida.

Conseguí convencer a mis padres de que comprasen un Schneider CPC-464, versión alemana del mítico Armstrad CPC-464. Recuerdo también que lo conseguimos a través de una oferta que vimos en el Alcampo del centro comercial ‘La Vaguada’ de Madrid. Creo recordar también que costaba 25.000 pesetas. De lo que no me acuerdo es del año exacto ni de mi edad. La memoria tiene un funcionamiento curioso.

El caso es que allí estaba yo, con mi flamante máquina de 64Kb de memoria RAM con monitor de fósforo verde. ¡Ya podía jugar videojuegos en casa! Eso sí, tenía que esperar un buen rato a que se cargasen desde la cinta de casette.

Sigue leyendo Sobre el desarrollo de Software – I

Vida inmóvil

Una de las cosas que siempre me ha maravillado de los buenos dibujantes, es su capacidad de plasmar la ‘vida inmóvil’ (‘still life’ en inglés). Es decir, de plasmar un fragmento de realidad, tal como el ojo la percibe, directamente sobre el lienzo o papel. De dibujar directamente lo que el ojo ve, vaya.

Sobre todo porque es algo que yo siempre me he visto incapaz de hacer. Sin embargo, ahora ya me he lanzado. Me queda mucho y no tengo grandes dotes, pero practicando se mejora. Aquí pongo algunos de mis primeros dibujitos (ojo, no todo es directamente copiado de la realidad. También valen fotos).

Una composición casera

Una composición casera

¿Quién acabará sentado en el trono de hierro?

El Louvre tras la lluvia (reflejos en el suelo mojado)