¿Quién me lo iba a decir?

Siempre he sido buen estudiante. Sacaba buenas notas con poco esfuerzo porque, en general, se me daba bien aprender, y me gustaba.

Había excepciones. En las artes plásticas siempre he sido un desastre. En las artes plásticas en general y en el dibujo en particular. Era realmente horrible.

Esa es una buena excusa para aprender. Estoy empezando, pero bueno, poco a poco.