Lo bueno, lo malo y lo regular

Actualización de estado y nuevos aprendizajes.

En cuanto a mi estado, digamos que no hemos avanzado mucho desde la última publicación, lo que no significa que no hallamos avanzado nada.

He estado haciendo rehabilitación, 10 sesiones, sin resultados positivos sobre el dolor. Casi que al revés.

He visitado al médico y me ha dicho que, de momento, siga haciendo rehabilitación y tome analgésicos para el control del dolor. Si no mejoro habrá que estudiar métodos más invasivos. Los analgésicos no me funcionan. En cuanto al ejercicio físico, me puso mala cara al proponerle hacer natación. Dice que no es muy bueno para el cuello, pero para mí ahora mismo es el ejercicio con el que menos dolor siento. Al final, parece que si tengo buena técnica y hago mucha espalda, tengo el visto bueno. También puedo hacer bicicleta estática. El yoga le parecía perfecto, pero lo he tenido que dejar porque ahí sí que sentía bastante dolor. En especial en las posturas más estáticas como los ejercicios de respiración. Y el tramadol no hace nada por paliarlo.

Hace un par de semanas viajé para conocer a mi precioso nuevo sobrino Gabriel. En ese viaje dí un paseo por el parque y acabé con un dolor intensísimo. Desde entonces la ansiedad ha subido y evito un montón de actividades, por miedo al dolor.

Me han hecho un electromiograma en el brazo izquierdo y parece que no hay afectación neurológica importante. Eso es bueno, pero hace más difícil localizar con precisión la raíz nerviosa afectada. El neurólogo también me sugiere rehabilitación.

He empezado una nueva rehabilitación, un poco a la desesperada. Descompresión vertebral junto con otras cosas como magnetoterapia. Son 20 sesiones y llevo 5. A veces tengo indicios de que estoy mejorando, pero no quiero echar las campanas al vuelo.

En cuanto a la ansiedad, ya comenté que sigue alta. Creía que la estaba controlando, y que estaba durmiendo mejor. Empecé a reducir un poco las pastillas para dormir, pero no… sigo muy nervioso. Sobre todo por las mañanas. El médico me ha dicho que es bueno dejar las benzodiacepinas, pero que mejor espere a encontrarme más estable. Me ha cambiado otro tipo de medicación que estoy tomando porque en su opinión la que tomaba no era muy efectiva. La tomaba porque me habían dicho que podía ayudar con el dolor, pero no.

Ya digo que no todo es malo. Parece (o quiero creer) que siento menos dolor y necesito acabar con la evitación de actividades. Estoy empezando a emplear las técnicas de las que habla Jane McGonigal en su libro SuperBetter (Aplicar técnicas de gamificación a las dificultades de la vida). Parece que a mucha gente le ha ido bien con este tipo de cosas y al menos creo que me servirá para no convertirme en una seta pasiva, sino continuar activo a pesar de todo.

Hay una pega más, y es que el rehabilitador de ahora me ha prohibido de momento hacer ejercicio, mientras esté con el tema de la descompresión y el ejercicio me ayudaba algo con la ansiedad.

Bueno, el caso es que seguimos en la lucha, esta vez con la ayuda de Jane McGonigal.

Un abrazote.