El mejor hack de productividad

Si eres como yo, te verás continuamente en el filo entre todo lo que quieres (o tienes que) hacer y el tiempo y energía limitados de que dispones. Seguramente hayas leído cosas sobre productividad y probablemente hayas adoptado GTD, algún sistema parecido o alguna versión personalizada.

Esta bien, yo también utilizo esas cosas. Ahora bien, considero que cualquier sistema de productividad debe ser, ante todo, sostenible. Eso significa que, está bien hacer muchas cosas, pero de poco sirve si eso implica un ritmo de trabajo imposible de mantener en el tiempo sin acabar exhausto, quemado o enfermo.

Los descansos y la recuperación han de formar parte de cualquier sistema equilibrado. Dormir bien es fundamental y prestar atención a la salud y la alimentación es básico.

Pero si hay algo que, a la larga nos haga tener mucha más energía, nos despeje la cabeza, prevenga el ‘burnout’, mejore nuestra autodisciplina, elimine estrés y nos haga dormir mejor es el ejercicio físico.

Desarrollar un hábito de entrenamiento tiene beneficios en muchísimos aspectos de la vida, y la productividad y el rendimiento laboral es uno de ellos. Es cierto que al principio hay que disciplinarse, no sólo para vencer la pereza, sino también para saber sacar el tiempo, aunque sea a expensas de otros proyectos. Pero a medio y largo plazo no hay mejor inversión. Por muchísimas razones en las que no veo necesario profundizar ahora mismo, porque creo que prácticamente todos las conocemos.

Y no sólo es que el ejercicio nos vaya hacer mejores profesionales, sino que también nos convertirá en profesionales más longevos.

En fin, creo que he dejado clara mi posición en este tema. Y tú, ¿entrenas o no te interesa mejorar profesionalmente?

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *