Molécula de dopamina

Acerca de la dopamina y tus metas

Este será un post un poco diferente. No hablaremos de ningún tema técnico sino de un neurotransmisor un poco puñetero. La dopamina puede sabotearnos a la hora de luchar por nuestras metas, pero también puede ser un fantástico aliado. Vamos a hablar un poco más acerca de la dopamina.

La dopamina es el neurotransmisor de la motivación. También del placer. Actividades como el consumo de drogas, el sexo y el ejercicio físico conllevan una descarga de dopamina que nos engancha.

Un pequeño estímulo, como puede ser para un fumador simplemente ver un cigarro, producirá un aumento de dopamina y por tanto un fuerte deseo.

Un pequeño estímulo que desencadena una fuerte descarga de dopamina

Si no somos capaces de alcanzar el objeto de nuestro deseo en ese momento, sufrimos un bajón de dopamina que no es nada agradable.

Nuestro cerebro siempre va a intentar satisfacer un deseo, obtener la recompensa desencadenada por la señal, y ésta es una de las principales razones por la que es tan difícil resistir una tentación.

El cerebro anhela ese trozo de tarta, ese cigarro o esa pérdida de tiempo mirando Instagram porque no hacerlo nos provocará un bajón de dopamina que aumentará nuestra ansiedad y malestar. Y le da igual que eso vaya contra nuestra salud, nuestra estética o nuestra productividad porque esos objetivos no ofrecen una recompensa inmediata.

Si queremos tener autodisciplina hay que entender y hackear este mecanismo. Porque para hacer lo correcto en cada momento se puede utilizar la fuerza de voluntad, pero ésta no siempre está de nuestra parte. Es mejor intentar que hacer lo correcto no resulte doloroso.

¿Cómo podemos hacerlo?. Bien, la dopamina responde a un estímulo en forma de pensamiento o una entrada sensorial (algo que vemos, oímos, tocamos u olemos). Así que podemos tratar de evitar esos estímulos. Si no tenemos chocolate en casa, o no compramos tabaco, la tentación se nos presentará con mucha menos frecuencia.

Pero, muchas veces no podemos evitar esos estímulos. Supongamos que estamos invitados a un evento especial lleno de comida rica y altamente calórica. Ahí no podemos evitar la descarga de dopamina.

En estos casos, una estrategia que funciona es hacer una pausa. La dopamina busca la gratificación inmediata así que, si cuando se nos presenta la tentación hacemos algo como inspirar profundamente y decidir esperar 10 minutos, es muy probable que la intensidad de la tentación disminuya.

Otra opción es recompensarte. Por ejemplo, si estás perdiendo peso, puedes darte un premio cada vez que evites sucumbir a la comida chatarra. Por ejemplo, mirarte al espejo y sonreír al ver cómo la ropa te sienta cada vez mejor. En este caso la dopamina estaría jugando a nuestro favor. Alineamos nuestro objetivo a largo plazo con una recompensa inmediata.

Ésta es una forma de engañar al cerebro. El problema con la mayoría de metas importantes es que son a largo plazo y nuestro cerebro las ve como algo lejano. Las acciones que nos conducen a ellas no proporcionan una recompensa inmediata. Por eso, una buena técnica es recompensarnos cada vez que hacemos algo que nos acerque a la meta. Por ejemplo, con un snack saludable, una siesta o algún auto-regalito.

También es bueno dividir el objetivo final en pequeñas metas más asequibles. Así a nuestro cerebro le será mucho más fácil visualizar el beneficio de la acción y la dopamina se pondrá a trabajar de nuestra parte.

En resumen, el mecanismo de la dopamina tiene un impacto decisivo en nuestro comportamiento. Es uno de los principales responsables de que nos pongamos a trabajar en lo que deseamos o por el contrario nos dejemos llevar por la procrastinación. Por tanto, ser conscientes de cómo, cuando y por qué segregamos dopamina nos va a posibilitar hacer que ésta trabaje a nuestro favor, en lugar de en nuestra contra y a la larga será mucho más efectivo que simplemente confiar en nuestra fuerza de voluntad.

¡¡¡Dopamina para todos!!!

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *